TU DIÁLOGO INTERNO: ¿ÁNGEL O DEMONIO?

¿Alguna vez has tenido la curiosidad de escuchar cómo y qué dice tu diálogo interno?

¿Te suenan conocidas las siguientes frases?

“No debería cometer estos errores”; “Es insoportable, no puedo aguantar más”; “Sé que me

están mintiendo y engañando”; “Sí otros cambiaran su actitud, yo me sentiría mejor”; “¿Y si

tengo algo grave?; “Soy incompetente e inútil”; “Es que la vida no debería ser así”; “Sí me

quisiera tendría que obedecerme”; “Es horrible que me pase eso”, etc, etc, etc.

Podría platicarte de las teorías de Aaron T. Beck, Albert Ellis, Karen Horney y muchos otros

investigadores pero creo que empiezas a conocerme, vamos a la práctica porque esto es lo

que nos interesa.

Hoy te voy a platicar sobre los pensamientos distorsionados y conocidos más como

DISTORSIONES COGNITIVAS.

No te espantes por las palabras, se trata sencillamente de una falla en la forma en que

interpretamos la realidad. Tienen que ver factores familiares, educativos, culturales, sociales

y hasta religiosos, todos ellos a lo largo de nuestras vidas. Pero te repito, NO TE

PREOCUPES. Gracias a los investigadores que te mencioné arriba y muchos otros,

podemos descubrir cuáles son tus principales distorsiones y cómo corregirlas.

¡YEEEEEEEEES!

¿Por qué es importante? Porque estas DISTORSIONES afectan directamente nuestro diario

vivir y llegan a hacerlo EN VERDAD COMPLICADO pues generalmente nos llevan a tener

pensamientos negativos.

Aprender a cuestionar estas distorsiones y sus consecuentes pensamientos negativos NOS

AYUDA A RECOBRAR LA PAZ EN PRIMER LUGAR, te permite tener una claridad mental

que te lleva a tener una mejor regulación emocional y ser más asertivo a la hora de tomar tus decisiones.

Estas percepciones y pensamientos distorsionados que hacemos sobre nosotros mismos,

del mundo y del futuro, nos llevan a tener y desarrollar estados de ánimo complicados

como: fobias, depresión, problemas de autoestima, obsesividad, etcétera.

Ese diálogo interno suele ser una voz crítica y sus mensajes van dirigidos directamente a

donde más duele… contra nuestra autoestima. Las distorsiones cognitivas son fallas del

pensamiento que utilizamos constantemente para interpretar la realidad de forma irreal.

Están más basados en las emociones que en la razón. Estas distorsiones no son ellas

mismas creencias sino hábitos de pensar, bueno, pues construyamos nuevos hábitos.

Te invito a que sepas más sobre tu diálogo interno, los tipos de distorsiones cognitivas que

suele usar tu mente, de dónde vienen esos hábitos y específicamente aprende a cambiar

los que ya no son funcionales, esos que te impiden vivir la vida que quieres y que éste

cambio te permita llegar a sentir “lo bien que se siente, estar bien”.

Abrazos y chocolates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio