LA MUERTE, EL DUELO Y LOS RITUALES

La muerte generalmente es vista como algo malo. Sin embargo, a la largo de la experiencia profesional que me ha tocado vivir y en mi vida personal también, en más de una ocasión ha sido un verdadero descanso.

El miedo a la muerte o lo que pase después y también lo que no pase o lo que no existe, está condicionado por las creencias que hemos aprendido a través de diferentes medios y formas que vienen  establecidas en la forma y en el fondo por la cultura, las costumbres, los libros, las películas, los libros, las religiones entre varios otros factores.

Darnos la oportunidad de hablar de la muerte es también una invitación a hablar de la vida y de los procesos naturales. De cambios que son inevitables y de ser posible, podemos decidir en ocasiones cómo deseamos que sea nuestra partida. Sin miedos, sin tabúes.

Sin embargo, cuando las condiciones en las que algunas muertes de las personas que amamos o que son significativas en nuestra vida suceden y no son como esperamos o pensamos, la recuperación de los que seguimos vivos se complica y el sufrimiento que sentimos nos impide recuperarnos de una manera más sana.

Vivir la muerte de un familiar a la distancia puede llegar a complicar aún más nuestro proceso de duelo, las emociones y sentimientos tan intensos que sentimos, en especial la culpa o la frustración de no poder estar presentes es como un gran fardo pesado y oscuro del cual no podemos deshacernos y nos hace perder la esperanza de algún día sentirnos mejor.

Hoy más que nunca es muy importante conocer:

  • Las etapas del duelo
  • Nuestras emociones y su origen
  • En qué etapa nos encontramos
  • Qué puede ayudarnos a nosotros como sobrevivientes
  • Qué puede ayudar a los otros miembros de nuestra familia
  • Cómo podemos incluir a todos los miembros de la familia en el proceso
  • Aprender a darnos tiempo y espacio, juntos pero no revueltos.
  • Qué rituales pueden ayudarnos, cuándo hacerlos, cómo realizarlos.

Nadie debe presionarte para salir rápido de tu proceso de duelo, no presiones tampoco a los otros.

Una de las formas que más les ha funcionado a mis pacientes y a mí misma. es RESIGNIFICAR LA VIDA DE LOS QUE AMAMOS EN CADA ACTO DE NUESTRA VIDA DIARIA.

De esta forma, ellos siguen presentes y son un motor para elegir ser mejores minuto a minuto, tranquilos, sin prisa pero constantes a lo largo de nuestras vida.

Si necesitas apoyo y orientación para llevar tu duelo a buen término y RESIGNIFICAR SU VIDA EN TU VIDA, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Abrazos y chocolates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio